Cuidados del bonsai

La única forma de cuidar un bonsai es conociendo sus características más importantes que son la ubicación, el riego, el abonado, el pinzado, el alambrado de cobre o de aluminio, el defoliado, el trasplante, las macetas y herramientas de cualquier bonsai. Estos son los cuidados básicos para bonsai que se tienen que tener en cuenta.

Ubicación

El bonsái en todos los casos es un árbol o arbusto y como tal tiene que estar en el exterior.

Para situar tu bonsái primero debes conocer su procedencia e intentar imitar su clima para adaptarlo al nuestro.

En el mercado se pueden encontrar varias especies clasificadas como “de interior”, aunque esto no es del todo cierto. Se trata de especies tropicales que pueden vivir en el interior de la vivienda estando siempre cerca de una ventana con mucha luz, bien ventilada y lejos de aires acondicionados, calefacciones, radiadores, corrientes de aire, etc… Para situar tu bonsái primero debes conocer su procedencia e intentar imitar su clima para adaptarlo al nuestro.

Riego

Probablemente sea en el riego donde más fallamos a la hora de cultivar nuestro bonsái, después de decidir dónde vas a colocarlo lo más importante es cubrir sus necesidades de riego.

Debes regar siempre que la capa superior del sustrato empiece a secarse, hasta que el agua salga abundantemente por los agujeros de drenaje.

Riego de bonsai
Riego de bonsai

En el caso de especies de secano (olivos, pinos de cinco agujas…) haz los riegos más espaciados, pero igualmente esperando que el agua salga abundantemente.

Abono

Por norma general hay que hacer un abonado fuerte justo antes de que tu bonsái comience la brotación primaveral y otro en otoño. Usa siempre abono orgánico de liberación lenta, el abono químico mal administrado puede matar tu árbol.

El abonado en primavera te recomendamos hacerlo con abono de la marca Biogold o Kioryoku, puesto que llevan unos índices altos de nitrógeno que provocarán una brotación fuerte.

Abono Biogold
Abono Biogold 900G

Durante el verano el crecimiento del árbol se detiene y vuelve a reactivarse en otoño cuando bajan las temperaturas, será entonces cuando deberás usar un abono bajo en nitrógeno, como sería la marca Hanagokoro.

De esta forma el bonsái pasará el letargo invernal con todas sus necesidades cubiertas y una buena reserva de nutrientes para la próxima brotación primaveral.

A los frutales y árboles de flor se les retirará el abono durante la floración. Las ulmáceas deberán estar abonadas todo el año.

Pinzado

La técnica del pinzado es una constante en el bonsái, llévala a cabo durante todo el año sin importarte las fechas, aunque evidentemente se acusará más en el periodo vegetativo de la planta.

Poda bonsai
Poda bonsai

Muchas publicaciones hablan de cortar los nuevos brotes en distancias concretas, esto no es del todo cierto, puesto que lo que se pretende con el pinzado es devolver la forma original y equilibrar la fuerza de crecimiento del árbol, así que córtale todo lo que sobresalga de dicha forma.

Si buscas información sobre poda de bonsai, aquí se explicará de la forma más correcta.

Alambrado

El alambrado es la madre de todas las técnicas de bonsái, mediante el alambrado lo que hacemos es dirigir las ramas a donde deberían estar colocadas por cuestiones de estética.

Alambrado bonsai

Hay dos tipos de alambre para bonsái, el alambre de cobre y el alambre de aluminio.

Defoliado

El defoliado es una técnica que consiste en cortar las hojas del bonsái por el pecíolo.

Esta técnica se usa frecuentemente para reducir el tamaño de la hoja y optimizar su compactación, sólo debes hacerlo si estás seguro de la buena salud del bonsái, y nunca en árboles débiles.

Defoliar bonsai
Defoliar bonsai

En cada axila de cada hoja que quites habrá una yema latente que brotará, y de esta forma podrás seguir ramificando tu árbol.

Es importante que elimines las yemas terminales de cada rama, puesto que de no hacerlo el árbol sólo crecería por las puntas y las yemas latentes se malograrían.

Transplante

Es necesario que trasplantes tus árboles cada cierto tiempo, dependiendo siempre de la vigorosidad, edad, especie, etc…

Lo correcto es trasplantar el bonsái cuando sea realmente necesario. Un síntoma evidente de que un bonsái necesita ser trasplantado es cuando ves que las raíces asoman por los agujeros de drenaje, o cuando observas que el árbol queda levantado dentro de la maceta porque las raíces lo empujan hacia arriba.

Trasplante de bonsai
Trasplante de bonsai

Saca el bonsái de la maceta en la estación adecuada, normalmente antes de la brotación primaveral. Corta dos terceras partes de la raíz y vuélvelo a meter en un tiesto adecuado.

Tras el trasplante hay que regar hasta que el agua empiece a salir limpia, puesto que tiene que eliminar todos los residuos de la nueva mezcla. Riega siempre desde arriba, en el caso de los bonsái recién adquiridos con sustratos muy compactos puedes hacer el riego por inmersión para garantizar una buena absorción.